Sobornos aún son frecuentes y 80% de los ejecutivos reconoce haberlos presenciado

Fuente Boomblerg. Fecha: 8 de mayo de 2016

Una encuesta a ejecutivos ligados con directorios de diversas compañías en países desarrollados y emergentes reveló que el 80% de ellos han sido testigos de sobornos y corrupción en sus empresas,  lo que constituye una señal evidente de que las normas anticorrupción no están surtiendo efecto como debieran.

Soborno

En una encuesta con 500 ejecutivos de compañías de 12 países, el 59% de ellos señaló que sus políticas anti-soborno no funcionaron correctamente y el 87 por ciento pensaba que las políticas, en verdad, hacían más difícil el negocio. El estudio se llevó a cabo por la oficina de abogados británico Eversheds. Además un 33% de los entrevistados señalaron no haber estudiado a fondo las medidas anti-sobornos cuando analizaban fusiones y adquisiciones.

Terminar con los sobornos y la corrupción se ha convertido en un tema de discusión política en Reino Unido en los últimos años dado que los legisladores reconocen el impacto que tiene en la economía. El primer ministro David Cameron organizó una Cumbre Anti-corrupción que se desarrollará en Londres la próxima semana y en la que se reunirán mandatarios para analizar una respuesta mundial. La cuestión pasó a primer plano el mes pasado con el escándalo de los llamados “Panama Papers”, cuando numerosos documentos filtrados del estudio de abogados Mossack Fonseca mostraron que algunas de las personas más ricas del mundo canalizaban miles de millones de dólares a través de cuentas offshore, lo que dio lugar a preguntas sobre la evasión impositiva y lavado de activos.

El Reino Unido reformó sus leyes sobre sobornos en 2011 (UK Bribery Act) e incluyó en ellas un delito empresarial por no prevenir los sobornos. En febrero, la constructora Sweett Group Plc fue la primera firma condenada conforme a la nueva legislación y se le ordenó pagar unos 2,3 millones de libras (US$3,3 millones).

Los organismos policiales han sido criticados por los legisladores y las compañías por no concretar suficientes procesamientos, luego de que las empresas gastaran millones para reformular sus procedimientos de contralor normativo.

“La realidad es que las prácticas comerciales corruptas siempre existirán, en particular en las jurisdicciones de alto riesgo”, dijo Neill Blundell, abogado de Eversheds especializado en defraudación. “Lo que importa es la forma en que reacciona la organización. Los gobiernos en general han tratado de combatir los sobornos disuadiendo a las compañías con procesamientos resonantes, pero tienen que trabajar con el sector privado para articular una propuesta para luchar contra los sobornos”.

Sólo el 9 por ciento de los ejecutivos encuestados veía las consecuencias legales como la principal razón para prevenir los sobornos y la corrupción. La mayoría -61 por ciento- dijo que el posible impacto en el éxito comercial era el principal motivo. También hicieron referencia al daño reputacional.

La encuesta utilizó datos de empresas con más de 500 trabajadores y recabó respuestas en países desarrollados y emergentes, incluidos el Reino Unido, Italia, Brasil, Hong Kong y China. Las empresas que participaron abarcaban una serie de sectores, entre ellos las finanzas, la salud y la educación.

*Traducción libre de Prelafit Compliance. Vea artículo original en inglés en Bloomberg aca