ENCARGADO DE PREVENCIÓN DE DELITOS

El encargado de prevención de delitos (EPD) puede ser definido como aquel funcionario que ha sido designado por la administración de una persona jurídica para gestionar el modelo de prevención de delitos: su diseño, implementación, actualización, control y eventualmente de su certificación.

La Ley 20.393 señala que el EPD debe gozar de:

          1. Autonomía respecto de la administración de la persona jurídica
          2. Medios y facultades suficientes

Cabe consignar que estos requisitos deben siempre interpretarse conforme a la realidad de cada persona jurídica. La propia ley prescribe que en caso de personas jurídicas con ingresos de UF 100.00 al año o inferiores, el mismo dueño, socio o accionista controlador podrá ejercer la función de encargado de prevención de delitos.

¿Puede ser un sujeto externo? Nada ha señalado la ley, por lo tanto podría ser alguien externo.

Tampoco la ley establece alguna exigencia en relación a su formación profesional, no obstante que existe algún consenso en que sujetos con conocimientos de gestión de riesgos pueden ser lo más adecuados.

En suma el EPD es el principal responsable de la dirección y supervisión del modelo de prevención.

Pulsa aquí para añadir un texto